Es la misma constelación

Me fui cuando comenzaba a entender los vínculos, cuando me permitía descubrir nuevos recuerdos porque sabía que no iba a regresar. El verde de mis montañas, la brisa que nunca era tan fría como para hacerme volar;  me fui cuando empezaba a pertenecer.

Ahora que tengo un gato dormilón, entiendo mi necesidad de independencia, de espacio y de control, me fui porque necesitaba conquistarme, me fui porque quería verte en mi realidad.

Escucho las mismas canciones nostálgicas que escuchaba en lo que fueron mis sofás, no quiero volver a irme para pertenecer, quiero descubrir y conocerte, deseo crear arte como nunca antes, deseo verme despegar para encontrar en mi vuelo un nicho y así, sentir algo que lleve mi nombre, mi verde, mi brisa.


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales @saragrafias

Hoy lloré lo que no había llorado en seis meses

Bienaventurados aquellos que ceden el control a las lágrimas y no temen desintegrarse, esa es mi dicha. La cuarentena no había representado problema porque de mi vida turbulenta y convulsa, significaba una pausa. Volver a los escenarios después de una serie de eventos desafortunados implica recalibrar los indicadores de la tolerancia a la frustración, afortunadamente mi umbral es muy alto, pero el de las personas que me acompañan en mi proceso, no lo es.

¿Cómo lidio con toda esa carga acumulada de estrés? 

¿Cómo lidio con las personas que entran en crisis y sacuden todo a su paso? 

La verdad es que no tengo idea de dónde saco la fuerza, pero siento que esto no deja de ser un desafío del Gran Rey. ¿Bruja? ¿Me oyes? Ayer entre mis miedos, no dejé de orarte, no me dejes sola, ahora es cuando más te necesito.


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido @saragrafias

Actualización

Ya ves, al final de la historia me mudé, comencé a rodar mis proyectos, ya no me da tiempo ni para tener pesadillas, mis problemas han cambiado, ya no me preocupo por la inseguridad, aunque siempre cargo la sombra de la persecusión. Sigo disfrutando de las pequeñas cosas, la cuarentena no me ha incomodado tanto como pensé que lo haría. Mi hermano enmarcó dos de mis ilustraciones, sigo escribiendo cuando así lo dicta mi agenda, me estoy organizando, sigo enamorada, quiero hacer nuevos vínculos para no cometer el mismo error de quedarme sin apoyo y sin perspectivas.

Ahora escucho audiolibros, me va fenomenal, sigo estudiando y sigo escribiéndote. También cuido de un perro, aprendí a cocinar y aprendí a llorar. Las flores están tomando color de nuevo ¿Entre lo malo? no tengo algo propio más que mi espacio junto a mi escritorio, a veces me da miedo el vacío y la muerte que me acompaña en este viaje y rodea a la gente con la que convivo. ¿Lo bueno? Somos amigas y nada es eterno.


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido @saragrafias

Es anécdota.

Volví al hospital, no por mí. Ahora debo tomarme en serio cuando alguien me hace una invitación para ser su acompañante. Siempre he estado consciente de la finitud de nuestras vidas, pero hoy, mientras comía la media tostada con tomate y queso fresco, y escuchaba el diagnóstico finalmente lo entendí.

Nunca le he temido a las citas médicas, soy una persona saludable, sin embargo, ahora entiendo a las personas que tienen todas las papeletas para enfermedades en la ruleta, cosa que entre la distancia social no ejercida y la angustia de ese lugar me vi obligada a  tomar la decisión de asumir esta situación de la mejor manera.

De primeras te asustas, pero luego recuerdas que no haces nada con ese miedo, pues lo que toca es auxiliar a la otra persona y buscar soluciones, eso da fuerza al equipo y lo enriquece, con lo cual te alejas de los círculos viciosos de la autocompasión y los lamentos.

Solo tenemos este instante, me aseguraré de aprovecharlo,

de estar contigo y disfrutarnos


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido @saragrafias

Vicios

Una mirada que se mide en el vacío

una sed por la destrucción y la pena

Qué agobio mirarse las venas

y aún así no volver a pecar.


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido @saragrafias

Carta Nº 19: Breve recordatorio

Estoy recuperando trozos de la Sara adolescente, esa de la que alguna vez te enamoraste, me hace falta su ímpetu, su capacidad de marcar límites, su histrionismo y su directriz, porque ¿adivina qué? Esa Sara también soy yo.


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales @saragrafias

El Paisaje

Supuse que esa sería mi forma de decir adiós

mis montañas desfilaban con su verde característico

al fondo, una brisa de calor intenso enrojecía mis mejillas

nada de eso importaba

ni el último asiento que ocupaba.

 


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido @saragrafias

 

La Mudanza

Mi hermano se encontraba en plena mudanza cuando fuimos a visitarlo, en una caja de su mundanza se mostraba escrito lo siguiente:

”Shit I should’ve thrown away ages ago but I didn’t have the time, now I have to move with it again”

IMG_20200520_142102_186
”Mierda que tuve que haber tirado años atrás pero no tenía tiempo, ahora tengo que mudarme con ellas otra vez”

Me pareció asombroso el hecho de que lo tuviese que apuntar de esa manera, mi hermano y yo siempre hemos tomado varias vías para hacer catarsis, una de ellas la hemos denominado ”the performance”,  que no es más que una interpretación nacida por el hecho de que toda nuestra vida estuvo documentada en cámara, y nos sentimos cómodos con las presentaciones del artista. Durante nuestro performance instalamos una especie de escenario mental en el cual, muy teatralmente dejamos representada nuestra vivencia, en este caso, una puesta en escena a través de la fotografía.

Mudarme ha sido una constante en mi vida, es un tema que toqué en la última sesión con mi Psicóloga, la cual me comentaba que, ¿cuántas cajas  (me atrevo a tomar el ejemplo de mi hermano) he llevado conmigo en ésta mudanza? mierda totalmente innecesaria que solo cumple la función de hacerte consciente de su peso, y por otro lado, ¿cuáles de mis cajas de herramientas no he abierto aún? ya que durante éste período de adaptación he optado por ignorarme y auxiliar al otro, tener miedo al otro por mostrarse como es, por una distancia autoimpuesta que solo enmarca una distancia conmigo misma y con mi propia vulnerabilidad.

Solo sé, que una de esas cajas de herramientas ya fue abierta, y es la caja que me hace-ser, la de la creatividad, la del artista, que se sienta a elaborar sus memorias, la que me guía hacia una estructura, estructura que yo llamo ”escritorio”, por todo lo que representa en mí, por ser un espacio en el que aprendí a ser libre, un espacio en el cual aprendí a ser Psicóloga y un espacio en el que soy yo misma.


-Saraverdades

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido @saragrafias

Brujas

Existe una parte de mí que es extremamente intuitiva, y dejar ser esa parte me angustia porque me acerca a lo ”cuántico”, sin embargo, cuando me permito vivirla me muestra toda la interconexión de las cosas y no sólo eso, sino que, al estar mi mente conectada con todas las cosas, dejándola sentir a través de todo mi cuerpo, es cuando ocurre la magia.

Hay una Sara bruja que habita dentro de mí, muy fuerte, muy consciente, las veces que la he dejado salir libre, tomé las mejores decisiones, las veces que la he dejado salir libre, me enseñó símbolos que una vez desvelados la energía comenzó a fluir. Ahora ella danza por allí, libre, como ha debido estar y su magia se hace presente en mí de las formas más simples, todo lo que anhela mi alma se me muestra en la realidad, todo lo que anhela mi alma mi bruja me lo concede, y ya sin ataduras me permito vivirla.


 

-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para más contenido @saragrafias

Lo ideal dentro de lo que no fue

La verdad es que te amé, y con la nostalgia de hoy, te amo. Puede que solo sea amar los momentos en los que en verdad compartíamos la risa, y no me di cuenta. Por momentos miro atrás y veo que ahí estás saludándome, dándome las lecciones que a día de hoy sigo aprendiendo. No somos personas que sepan coincidir, en cualquier oportunidad optamos por huir hacia adelante, así que te honro hoy, en mi rato de soledad.

No sé cómo lo llevas hoy, yo solo agradezco tu recuerdo que aún tiene letras para ser escritas, eso me parece sorprendente y me hace entender que fuiste mucho más que un ser que esperó conmigo en la parada, porque sigo escribiendo con la intención de divinizar lo que viví o ¿vivimos?

Solo te encuentro a través de mis letras, y es un encuentro que florece sin mucho esfuerzo. Está bien, no pretendo más que mi propia reflexión, es la mejor forma que tengo para estar contigo, y aunque mis letras estén encriptadas, sé que llegarás a encontrarte, sé que llegarás a saberlo.

face-622904_1920.jpg

-Sara Matos-