Si no te encuentras en mis letras es porque no has buscado bien

-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido: @saragrafias

La vida no dice cuándo

La vida no dice cuándo

habrá que adivinar el paso

o mejor aún

ir improvisando.

-Sara Matos-

La palabra “Libertad”

Luego de haber presentado otro ataque nocturno de ansiedad, me di cuenta que la palabra “libertad” me detona ¿Cómo lo supe?

No suelo recurrir a nadie cuando presento un ataque de ansiedad, a pesar de que he educado a mi entorno en situaciones de riesgo que me involucran, muchas de mis crisis ocurren en altas horas de la madrugada, y la verdad es que me da pena que se escape de las manos, por eso en éstas situaciones solo confío en mi cuerpo, en el conocimiento que tengo de él para superar otra noche más.

En esa noche, decidí recurrir a mi hermano (vive en otro país) le comenté la situación y cómo me sentía, recuerdo que me respondió algo como:Tranquila Sara, que pronto vivirás en libertad”, ahí me di cuenta.

Una parte de mí se sintió el doble de angustiada, me sentí peor, mientras que mi parte Psicólogo, se desdobló de mi cuerpo y tuve que decirle a mi hermano que nunca, NUNCA, ni en el peor de los casos, sugiriera a una persona que esté presentando un ataque de ansiedad que piense en el futuro, porque tiene un efecto paradójico y contraproducente, como lo expliqué en una entrada anterior titulada: Bitácora de una persona que vive con ansiedad: Ataque de pánico

¿Qué ocurre? En ese momento, sentimos que se nos viene el mundo encima, estamos en una permanente alerta, no podemos respirar casi, sentimos angustia y miedo, especialmente a lo que pueda pasar, queremos huir y no podemos, por eso ponernos a pensar o imaginar un futuro nos gatilla, porque elaboramos escenarios en donde la muerte y el miedo al futuro se hacen presentes.

La palabra “Libertad” ya genera en mí cierto rechazo y estigma, cada día que pasa se ve incluso más lejos, así que he optado por simplemente ignorarla, y tratar de vivir un día a la vez, ya ni siquiera quiero alcanzarla, solo quiero paz.

Otra cosa que me he dado cuenta, y he internalizado, es que mis peores pesadillas son de carácter persecutorio, las que contienen muerte están más que normalizadas, porque su concepto es algo a lo que no le tengo miedo. Esa característica de “persecución” solo puedo interpretarla como un miedo a la huida, y la libertad que he intentado construir está cimentada en huir, pienso que de ahí se encadena mi resistencia.

En realidad, quería dejar esto de constancia en mi blog, para seguirme el rastro en un futuro, como siempre, seguiremos informando.

¿Alguna palabra te detona? 

anxiety-2878777_1920.jpg


-Saraverdades

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido: @saragrafias

Carta escrita por una adolescente

Hola,

No sé como comenzar, ya sabes que a la hora de decir, es mucho lo que guardo en secreto, pero ahora es momento de dejarme ser y contarte lo que mi mente ha traído el día de hoy.

La Sara adolescente sale en momentos muy específicos, es magnífico cuando lo hace, porque la verás risueña y con la percepción a medias, ya que parece que el amor lo abarca todo. De ahora en adelante, lo que leas, será obra de su intervención.

El escritor sabe a quién escribe, si eres muy astuto y el ego no te invade, sabrás corresponder a mis líneas. En primer lugar, quisiera agradecerte, porque aun me sigues enseñando cosas, de aquello que en una gaveta se quedó, cuando no era momento todavía para mí de abrirlas, no supe valorar todo ese conocimiento que llevabas a cuesta, por eso hoy te recuerdo con tanta devoción. Posiblemente solo sea un intento de mi mente adolescente por idealizarte, mantenerte perpetuado en mi memoria e impedirme olvidarte, pero hay pocas personas que logran despertar a la Sara adolescente en su más profundo estado y eso es algo que me di cuenta hace unos pocos minutos.

Puedo nombrarte, pero lo haré a través de mis descripciones. Tu has sido realmente un guía de mis sentimientos, afloras la parte más artística de mi ser con tu sensibilidad, estaré eternamente agradecida por todo lo hermoso que has visto en mí, y por tu apuesta a mi éxito, esto que despiertas es la mismísima chispa que brota de cualquier romance adolescente, porque lo he sentido con la misma intensidad y para mi se hace insostenible ignorarlo. Te he querido y te querré siempre, te merecías estas letras desde hace tiempo porque solo después de tanto tiempo pude darme cuenta de la magnitud de tus palabras, la verdad de ellas y lo ciega que estaba, pues tu mérito radica en hacerme salir de mi postura de niña mimada, parar el berrinche y dedicarme a crecer. Lamento no haber sido un poco más valiente en aquella oportunidad.

Te abrazo y no te digo más, porque tengo la certeza de que estarás bien.

go-pro-1478810_1280.jpg

-La Sara adolescente


Sígueme en mis redes sociales: Twitter e Instagram @saragrafias