Los fantasmas

No hubo tiempo ni de decir adiós, no existían tampoco las ganas, mis recuerdos no habían sido los suficientemente nobles para honrar aquel sitio. Sí, me había despedido una vez hace un tiempo, pero ahora era distinto. Las ganas desbordadas luchaban por salir de allí pronto, cada cosa se me hacía aun más ajena, los rostros, la gente, el ambiente.

Como no hubo la oportunidad de decir adiós, no miré atrás ni comprobé lo que allí se quedaba, es por eso que hoy recuerdo con ínfimo detalle la despedida no dada, la que no quise ver, porque en un rincón que solo yo conozco se quedó uno de mis sueños, que ahora podrá ser cedido a un nuevo soñante.


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ser parte de mis historias @saragrafias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s