Es anécdota.

Volví al hospital, no por mí. Ahora debo tomarme en serio cuando alguien me hace una invitación para ser su acompañante. Siempre he estado consciente de la finitud de nuestras vidas, pero hoy, mientras comía la media tostada con tomate y queso fresco, y escuchaba el diagnóstico finalmente lo entendí.

Nunca le he temido a las citas médicas, soy una persona saludable, sin embargo, ahora entiendo a las personas que tienen todas las papeletas para enfermedades en la ruleta, cosa que entre la distancia social no ejercida y la angustia de ese lugar me vi obligada a  tomar la decisión de asumir esta situación de la mejor manera.

De primeras te asustas, pero luego recuerdas que no haces nada con ese miedo, pues lo que toca es auxiliar a la otra persona y buscar soluciones, eso da fuerza al equipo y lo enriquece, con lo cual te alejas de los círculos viciosos de la autocompasión y los lamentos.

Solo tenemos este instante, me aseguraré de aprovecharlo,

de estar contigo y disfrutarnos


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido @saragrafias

3 comentarios sobre “Es anécdota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s