La vida misma, y las reflexiones que te trae el azar.

Después de haber leído la lapidaria frase de mi querido Messieral, en “Te elegí” esas dos palabras quedaron resonantes, les comparto aquí su frase:

“Yo no estaba de acuerdo contigo, ni me sentía orgulloso de ti; pero te elegí”

Luego de haber procesado y digerido el “Te elegí” y recordando viejos fragmentos de mi vida diaria, reuní aquellos pensamientos para formar un breve texto:

Vivía en un mundo de fantasías y tal cual Quijote te elegí a tí como Dulcinea. El problema soy yo, que quedé atrapado en esa fantasía, porque de resto, nada en mi vida tiene sentido.

Mi Dulcinea transformaba a mi corazón en algo más que un órgano, y hacía de mí algo más que una partícula.

-Sara Matos –

Sígueme en mis redes sociales: @saragrafias Encontrarás más de mi contenido ❤🌻

Anuncios

¿Qué queda?

Voy a escribir desde el dolor

Hoy poco me cuesta hacerlo

No tengo cabeza para nada ni nadie

No consigo relajarme

Mi ciudad se ha quedado sin luz ni luces

¿Qué hablará la historia?

¿Qué más tendré que perder?

¿El honor?

La imposibilidad de desaparecer

No soy tan egoísta para dejar también morir de pena a los míos

¿Qué mierda me queda?

Ni eso tampoco, estoy seguro.

love-2684327_1920.jpg

-Sara Matos-

Sígueme en mis redes: @saragrafias

No es lo mismo.

No es lo mismo un te extraño a las 2 de la tarde, que un te extraño a las 2 de la mañana.

No sé cuál de los dos me provoca huir más lejos.

-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales: @saragrafias 🌻❤

Chicos, estoy teniendo problemas con el Internet

Si me ven ausente de ésta red, es por ello.

Espero ponerme al día pronto con sus lecturas.

Los quiero mucho ❤🌻

Aprovecho para hacerles la invitación a mis redes sociales, Facebook, Twitter e instagram @saragrafias 👏

Así estamos en mayor contacto.

Besos.

Un Ángel mirando a su mortal

Entonces el me dijo “cuídate de todo y todos”

En simples palabras: duda como resguardo

Mientras cumplía mi rol de ángel

Siendo una responsabilidad severa

No quise yo cuestionar mi parte de omnipotencia

No me quedaba más que confiar en el mortal bajo mi cobijo

Que tenga libre albedrío

Sin embargo, en realidad…

De lo que le estaré cuidando

Es de mi propia vacilación ante la tarea.

-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram @saragrafias ❤🌻

Pensamiento literal.

Temo que sufras, el saberte envuelto en penumbras me descoloca, sobretodo en la peor de todas, en la oscuridad misma de la noche.

Ya no sé que más hacer, si compartimos la misma pena.

-Sara Matos –

Sígueme en mis redes sociales, Facebook, Twitter e instagram: @saragrafias ❤🌻

Carta Nº 11: A ella

Nunca tuvimos una conversación “normal”, estaba cargada de drama, discusiones sin sentido, molestia, desacuerdos y ciertos momentos de lucidez en donde el amor hacía de nosotros una explosión.

Verás, hace un tiempo atrás vivía en la oscuridad, no entendía muy bien mis estados, creía que me estaba volviendo loco, pensaba en negro, siempre hablaba con la muerte, sin embargo… En un rincón de mi pensamiento, estabas tú, “brillosamente fastidiosa”.

En aquel momento sólo podía pensar en tu luz que me cuidaba, eras ya bastante irritante, pero entre tanto caos, fuiste lo mejor que me pudo haber pasado. ¿Sabes?, era tan inocente que recuerdo haberte dicho que había tomado la decisión de dejarte de querer y que tú en algún punto estarías deseando que jamás lo hubiese dejado de hacer, y a decir verdad, no te he dejado de querer, ¿es raro no? Todo ha evolucionado, y en este caso para mejor.

A pesar de los desacuerdos, era yo un ser prudente, el supuesto “ignorante” (como siempre me llamabas), no dejaba de pensar y tener debates consigo mismo en la cama. Pensaba en casi todo, pero sobretodo en tí. Ese es el otro lado de la historia que no sabes, te lo he desvelado ahora brevemente.

No creo que deje de agradecerte lo mucho que hiciste en aquella oportunidad por mí, lograste sacarme de la cama, y movilizarme para hacer de mí, un mejor hombre. De cabeza me refugié en libros, en mi fantasía, en mis distracciones, mi cabeza por fin reintegraba algo de sentido, me recuperé de mis delirios, volvía a ser alguien, ahora más fuerte para encararte.

Aún así, con el pasar de nuestros desencantos, desencuentros, encuentros y reencuentros, seguíamos manteniendo nuestras típicas conversaciones “anormales” aquí es cuando digo que hay cosas que simplemente no cambian, exceptuando tu brillo, que adquirió un carácter enceguecedor, eras tanta belleza contenida en un par de ojeras profundas, ¿Quién lo diría?

Escribo ésta carta con preguntas, porque es lo que siempre me queda en las noches violentas, yo sólo quería honrar un poquito la memoria, enternecer tu recuerdo monstruoso, y seguir agregando que puedes llegar a ser bastante egoísta, pero aún así te entiendo. Luché con todo lo que tuve hasta el momento irrefutable de mi partida. Igual y sólo es capricho mío, bien sabes que eres lo más frondoso que habita mi mente. Al final solo quería decirte que estoy feliz por verte pintar de nuevo, y que tu imagen la he inmortalizado en ésta carta.


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales, Instagram, Twitter y Facebook: @saragrafias