Cuando el amor se respira

Cuento nuestra historia,

diferente cada vez

El sentimiento que desborda

Sin embargo, mismo es

No me cabes en las letras

Te me escurres por la piel

Sígueme en mi Instagram @saragrafias

Anuncios

La cena navideña

De pequeña cargaba un radio de esos viejos, pero con un puerto para conectar audífonos (no era tan viejo entonces), recuerdo que lo solía encender por éstas mismas fechas decembrinas, irme al árbol de Navidad, tenderme en el suelo a escuchar música y apreciar sus luces, era casi hipnótico.

Al son de hoy, ya no me acuesto en el pie de árbol, pero si me tiendo en el sofá de la casa a apreciar las luces. Ahora que escribo me llega un olor agradable desde el balcón… Parece que se ha dispuesto de esta manera para brindarme la oportunidad de escribir algo más que unas rimas.

La brisa fresca de diciembre, me trae tantos recuerdos, me renueva la esperanza, me llena de amor. Esta es una Navidad un tanto especial, porque es una Navidad con tintes de despedida.

Hace poco tuve una conversación que me invitó a una reflexión profunda sobre el apego. Todo surgió por una pregunta aparentemente inocente, pero como yo tengo aires de detective, todo lo llevo al análisis profundo, la pregunta fue la siguiente:

¿Si tuvieras que regalarle una cosa a una persona para que te recuerde, qué sería?

Entre tantas vueltas llegué a una conclusión que compartí en Instagram.

Aún así, hay algo que siempre he vinculado a mis recuerdos y eso está relacionado con la comida. Los recuerdos perdurables llevan “comida” de por medio, y la “comida” siempre está relacionada al amor, es decir, la forma en la que recibimos y damos amor. Yo no soy de regalar nada, pero si obsequio momentos con comida, suena gracioso, pero es algo serio.

Acoto esto, porque diciembre trae a colación muchos recuerdos en donde tuve la oportunidad de compartir y manifestar mi amor por esa vía, es que claro, y aquí adentrándome a las aguas de lo personal, mi madre no es mujer que exprese verbalmente sus emociones y sentimientos, pero de verdad que “una arepa en sus manos, redondita le salía”, esta es la forma de decirme lo mucho que me ama.

Mi madre se preocupa por el alimento, se preocupa por los invitados, por ofrecer comida, es regla en mi hogar que a todo el que llegue, algo debe ser digerido. No se trata de tener un problema con la comida, porque tenemos hábitos saludables, se trata del apego.

Lo mejor que he hecho ha sigo vincular recuerdos con sensaciones, no es secreto que a Sara la vinculen con chocolates, con pizza, con jugos, con la salsa boloñesa rápida en momentos de crisis, y en el último tiempo he sido asociada con el pan.

¿Es curioso no?

De acuerdo a la forma de comer, me puedo dar cuenta de muchas cosas. Gracias a esa pequeña partícula, pude comprender por qué acciono de esa manera; no se trata que no obsequie nada, se trata que me posiciono de una manera distinta, demuestro mi cariño de formas literales.

PD: Hablo de mi madre, porque mamá es y será, el referente de la forma de percibir el amor, de acuerdo a nuestra crianza, desarrollamos un estilo de apego, que viene delimitado en gran medida por mamá.

-Saraverdades

Carta Nº 14: Julieta responde

Manolo,

Tu como siempre tan sorpresivo, si es que yo ya sabía que cuando te la juegas, te la juegas en serio. Ciertamente, ya sabías qué cara iba a poner tras recibir tu carta, pero creo que esta vez me corresponde responder.

Verdaderamente me llena de orgullo que abras paso a la reflexión, tus hipótesis no podían estar más acertadas, no puedo decirte más que eso. Podría dejarte de responder a partir de ahora y en tu mundo no necesitarás persona que te reafirme lo que ya sabes, eso es un hecho.

Las mujeres, los hombres, los seres humanos, da igual, el poder de lo que somos se apuntala en la mente, y para ello, estás volando muy cerca de esa respuesta. Vuela alto, sé libre, regresa para ser otra cosa, regresa para perderte otra vez, regresa pero nunca igual.

Terminarás ensimismado, acorazado, por menospreciar otra oportunidad

Espero que mis letras algo de sentido tengan…

Y si no

No has buscado bien

computer-1869236_1920.jpg

-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver mas @saragrafias

Historia breve de un amor decidido

Al poco rato que te vi

Me gustaste

Y desde allí

Supe que tenía que esforzarme

Sabía que quería pasar mis días junto a ti

Una historia muy hollywoodezca

Pero fue así

Estaba decidido

A encontrarte

Y hasta el día de hoy

Sigo enamorándome

Con la diferencia

Que ya cuento con tu mano al caminar.

couple-677585_1920.jpg

-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para más: @saragrafias

Esto fue lo que sucedió: Duelo anticipatorio

Claro que me di cuenta

Lo supe

Me entregué de lleno

A un duelo anticipatorio.

Gloria o condena

Ventaja en desventaja

Me preparé para no sentir

Dejé de sonreír

Ya no me hacían gracia tus singularidades

Me irritaba ver el hueco en mi garganta

Cómo se me resbalaba de mis manos los momentos

No había alegría ni calma en tus brazos

Me preguntaba

¿Estaría dispuesta a seguir así?

De verdad, cada día me importaba menos

Y lo asevero

Porque cuando llegó el día de la verdadera despedida

Eché a volar lejos

Todo lo había llorado

Sin haber dicho nada

Me bastó con mi silencio

sunset-1331088_1920.jpg

-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para más: @saragrafias

Nuestra historia de amor es: La La Land

Estuvimos a punto de terminar como “La La Land”

Y creo que en esta vida

Uno siempre “está a punto”

Pero siento,

Que estuvimos a nada de ver nuestras vidas en paralelo

Con el contraste de “¿Qué hubiese pasado si?”

Y quedarse con esa maldita pregunta, duele

Duele imaginártelo distinto

Con la impotencia de saber que fuiste capaz

De impedir que ella tomara ese avión

Y aún así ser consciente que era lo mejor

Por fortuna me buscaste

Me impediste marcharme

Por fortuna te encontré

Te sostuve en un abrazo

Al mismo tiempo que celebrábamos la vida

No sabes cuánto lloré

Al imaginar nuestro Epílogo frustrado

Ahora no puedo imaginarme

Una vida sin poder sostener tu mano

Estuvimos a punto de terminar como “La La Land”

Suerte que fuimos valientes

Y apostamos una vez más

Suerte que fuimos responsables

De no ver a nuestro amor marchar.

5bb977e7e0dee420f87b572f43316b9a.jpg

-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales @saragrafias

Enamorarse de un ángel no es fácil

Estoy cansado, ojalá mi padre me hubiese dejado algo, pero lo mejor que pudo hacer fue darme la fuerza para nunca ser como él. He pasado tanto tiempo entre el dolor que es casi insoportable, recuerdo todo, inclusive de bebé, abrir los ojos y ver a mis padres pelear, mi madre llorar. Harto estoy de cargar con el abandono de mi padre a cuestas, la traición de mi madre por dejarme a mí a cargo, siendo solo un niño, y no reconocer tampoco su abandono.

Mamá, te entiendo, te he perdonado, escribir ésto no es fácil, se me ha hecho difícil con el paso del tiempo, pero sé que solo hacías lo mejor.

¿Qué habré ganado?

En qué mierda me metí cuando me enamoré de ti, y pensé que este tipo de cosas no le sucedían a personas como yo. Antes, pretender dejar mi vida era cosa de todos los días, ahora me lo pienso mejor, ahora me lo pienso más. Dejarte a ti con el dolor de mi pérdida es algo que no estoy dispuesto a brindarte, tu no te mereces ésto, tu no te mereces sufrir. Estoy dañado, lo sabes, pero de alguna manera tu luz hace que no sienta temor ante la vida, repito, no sé que habré hecho de bueno para merecerte, los momentos felices de mi vida llevan tu nombre, me da miedo fallarte, me da miedo desgastarte.

Enamorarse de un ángel no es fácil, lo más cercano a lo divino, lo tengo junto a mí, y pensar que tu me ves a mí como un regalo de la vida, me cuesta creérmelo, soy solo una bomba de tiempo, es lo que me preocupa.

Escribo, porque creo que mi peor condena fue enamorarme de ella.

woman-3303696_1920.jpg

-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales: @saragrafias

Conectar con el cuerpo, sentir.

Ya toca desempolvar a Saraverdades, no sé cuántas veces he escrito esto la verdad, pero es hora de volver a mi centro.

Volver a mi centro, es volver a reconocer el cuerpo, volver a conectar con él, ya que el cuerpo es donde se registran nuestras experiencias, vivencias, toda nuestra interacción, y si no se reconoce, se va a la cabeza como consecuencia, nos ataca la ira, frustración, ansiedad, o más cosas que solamente actúan como alarmas de algo que está de fondo.  

He dormido bien, he tenido mis momentos de descanso, por eso no puedo decir que estoy ansiosa, por ahí no van mis tiros, podría ser que me me invade una tristeza profunda, podría ser que sólo estoy estresada, podrían ser muchas cosas, yo me quisiera inclinar por la tristeza, mi cuerpo se ha deprimido.

Después de unos días turbios, que abrieron la llave del agua, entendí que tenía que volver a mi cuerpo. Hoy he vuelto a sentirme a través de una canción que me gusta muchísimo. Existen las canciones en otro idioma que siento que me han roto el corazón, y lloro sin conocer muy bien la causa, pero sé que hay algo más que termina sorprendiéndome, esto es Stromae-Formidable 

 

Esta canción la recuerdo, porque el contraste está ligado a un día de lluvia en el que anímicamente estaba destruida, borracha mentalmente, depresiva, ansiosa y demás estados que perturban cualquier sistema, de ésto sólo puedo decir que las personas más luminosas que hayan conocido o conocen… llevan a cuesta una historia muy profunda, por favor, sean amables con todos, y no lo digo por compadecer al otro, es una cuestión de contribución a la humanidad, como masa que somos.

Pero aquello no es el punto, el punto es que, la escenografía, la esencia del vídeo, era la esencia con la que tenía que conectar a nivel físico. Mi cuerpo tenía ganas de desfallecer, caer, y encerrarme a llorar un día entero, que en efecto así resultó, escribo ésto y aún produce la misma sensación en el pecho, aún me queda mierda por tirar.

El cuerpo siente, registra y se queda con eso

Si era cierto aquella frase del Kanka:

“Si al alma la desoyes el alma se desolla”

Perdóname por no ser tan fuerte

Como para reconocer que hacen falta pausas

Para apreciar completo el panorama

Ahora sentada

Me permito sentir

 

-Saraverdades

Un mal día

Salí de la habitación, ni cuenta me di de lo que allí había sucedido, Sara Matos, especialista en postergar el llanto, conmovida desde la mañana, aprisionada con dos palabras.

“Yo sólo sirvo para filosofar” me decía, ¿Por qué habría de sentirme mal por reconocer para lo que no estoy hecha?

Llegué a casa, náuseas, intento comer para que el resultado no sea peor, mi mente conspira, termino por ceder.

Lo que es tener un mal día, auspiciado por la racha de mala suerte. ¿Qué fácil es delegar, no?

Ya algo lo compensará.

Hoy es un día curioso… Cuando poco

Hoy realmente me enfrento

A lo que años he practicado.

¿Viviré para contarlo?