Flama azul

No me gusta el conflicto

Hasta cierto punto vulnerable

Hasta cierto punto dócil

Hasta cierto punto…

 

No soy persona de carácter fuerte

Cualquiera encuentra el abrigo en mi sonrisa

Sin embargo,

Atrévete a pasar mi umbral de lo permitido

y conocerás la flama azul

No habrá ni cenizas que te revivan.

abstract-1868624_1920.jpg


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido Twitter e Instagram: @saragrafias

Anuncios

Una persona analítica

Llega a mi consciencia una conversación casual, aparentemente inocente, detonó a alguien y luego en mí un profundo análisis. Sé que me quejaba por las típicas conversaciones populares, de las que me causan tirria no por ser banales, sino por planas, todo lo que observo para mí es digno de análisis, y lo que escucho que me causa rechazo también, me lo llevo a casa de tarea. Al comentar ésto, la otra persona respondió con cierta amargura, pude ofenderme fácilmente, pero sabía que lo que me decía era una queja aún más profunda de malestar personal, nada tenía que ver conmigo ni con lo que le estaba comentando.

Me parece muy curioso ahora, cómo algunas personas les temen al análisis, al cuestionamiento, la duda. Lo que para muchas personas es una pérdida de tiempo, yo lo considero una fortuna.

Nunca se detuvo a observarse, por eso no observaba a otros, yo era inexistente dentro de su mente llena de archivadores sin abrir. 

Tomaré unas palabras de mi papá-erizo:

“Siempre estoy investigando, con un único centro: La vida misma, el darle a la vida sentido, porque sé que no tiene sentido”

files-1614223_1280 (1).jpg

-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido Twitter e Instagram: @saragrafias

Los poros de tu piel

Los poros de tu piel, gritan mi nombre


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver más, Twitter e Instagram: @saragrafias

¿Por qué no funcionó?

Ella me preguntó “¿Por qué no funcionó?” Y yo sencillamente le dije: porque no era tú, y no porque quisiera dármelas de galán en la conquista, sino porque esa era la raíz de mis fracasos.

No planeaba buscarla, pero la buscaba, no sé cómo terminaba en mis pensamientos de madrugada. Impuso estándares su sola sonrisa, ya veo por qué el resto no me causaba ni cosquillas. Y es un poco triste para toda mi historia, pero no las desprestigio, simplemente, no eran tú.


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales Twitter e Instagram: @saragrafias

Alimentemos lo bueno

Gracias por permitirme amarte

por creer en esta historia

por no condenarnos al olvido

ser un valiente

y saltarte todas las reglas.

 

Amarte ha sido un regalo

una salvación

definitivamente

“Es la tregua que me da la vida”

sé que no te crees

que eres la persona más maravillosa

que conoceré nunca

pero

¿Qué es la vida?

La vida es solo hoy

y por hoy solo te tengo

alimentemos lo bueno.

polar-bear-196318_1280.jpg

-Sara Matos-


Sígueme en mis redes sociales Twitter e Instagram: @saragrafias

Pertenezco…

Pertenezco a un solo lugar, tu ombligo me anida


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales Twitter e Instagram: @saragrafias

Te volviste eterno…

Te volviste eterno en el momento que supe que te amaba

 


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales Twitter e Instagram: @saragrafias

Reflexiones del 3 de abril

Hola, soy yo

Transcribo esto, hoy 5 que tengo disponibilidad, a partir de ahora, todo lo que suba, ya no será de manera continua debido a toda la situación, estoy pensando en establecer nuevas estrategias para hacerme llegar. Tampoco he tenido tiempo de leerles, por eso también la desconexión. Si me llega la electricidad solo es para salvaguardar mi hogar, o producir y enfocarme en mi Proyecto de Grado, Saragrafias ha sido desplazada sin querer, así que debo encontrar nuevos canales para la comunicación.


Despierto, y como siempre, la resaca post-llanto se hace presente y no dejo de pensar: “no era para tanto” la señal del teléfono estaba llegando, procedo a revisar mis notificaciones, cada una va dejando una sensación en el pecho de dolor (¿del bueno?) lo mismo que sintió el Grinch cuando le crecía el corazón por amor, así mismo me sentía yo. Esta vez el llanto se situaba en un nuevo matiz y con un significado distinto, la oreja se me empapó, la cara se me empapó, y a los 20 minutos de haber despertado ya era todo un sapo verde de lo hinchada que estaba.

Alguien querido me dijo: “sé que tu te arreglas solo en situaciones especiales, y hoy, a pesar de todo, sal y celebra” luego de una sonrisa enternecedora, la que fue suficiente para dar por verídica su observación, me convencí a mi misma que aquello era cierto.

Emprendí un viaje en la búsqueda de una nueva línea telefónica, la compañía de mi teléfono deja de funcionar con los apagones, por lo tanto, me mantengo en la desconexión, y eso no lo podía soportar más, así que, en Venezuela solo parece funcionar “decente” Movistar. En el trayecto, me puse la mejor sonrisa y la “normalidad” por un momento me distrajo, pensé que aunque todo se derrumbe, la vida continúa y yo debía continuar contra viento y marea. Escribo todo esto aun sin electricidad y ya decirles que pronto llegará es una estupidez. Sigo tratando de no llorar, esta celebración parece una reunión con el firme propósito de beber llorando, el recuento de los daños da para largo.

Estoy leyendo 100 Años de Soledad, antes me parecía una fantasía bastante recreativa, hoy me hace gracia porque mi realidad sobrepasó Macondo y mi soledad es lo que se percibe ahora en mis ojos. Si antes tenía dudas, esta situación terminó por afianzarme mi verdad, llegó la hora de huir, desterrada de Macondo, porque esto ya no es algo que mi cordura pueda tolerar.

Dentro de mi reflexión aparece lo siguiente cuánto tiempo invertí en fingir que era feliz cada 3 de abril, solo porque me esforzaba por pintar mis paisajes y eso parecía estar bien para los demás, nadie notaba lo profundamente sola y triste que me sentía. Hoy que no me esfuerzo, que asumo la verdad de mi corazón resquebrajado, aparece en mi auxilio, corazones impregnados por mi memoria. Me pregunto, si no hubiese invertido en mi antifaz, seguramente los hubiese conocido antes. Ya no quiero fingir más, esta también soy yo, la sin palabras, la pesimista.

birthday-1114056_1280.jpg


-Sara Matos-

Sígueme en mis redes sociales para ver más contenido IG y Twitter: @saragrafias

 

Siempre serás tú

No sentir como siento quisiera

Un corazón que no late tanto

Ni se precipite por el amor

Hoy entiendo tus palabras

Tu canción

¿Esa soy yo?

Me avergüenza decir que vivo por tu amor

Y me avergüenza porque yo mismo he penado esa clase de entrega

Que se encierra en un absurdo

Porque no creo que se viva para alguien

Puede que mañana salga

La normalidad vuelva a ser mi vida

Te pierda porque descubra nuevas aspiraciones

Pero sé que no será así

Y lo sé, porque eso será un burdo intento de disminuir mi pasión

Una estupidez por no creer que realmente has sido tú quién me ha salvado

Por no darte méritos

Por dármelas de valiente

¿Hasta cuándo?

No soy tan fuerte

Que se aburrió de fingir

¿Que me va bien?

Una mierda

Sin embargo

No dejaré de encontrar motivos para agradecer

Este es uno

Gracias por darme la oportunidad de creer que el amor existe

Y aunque nuestros caminos se nos tuerzan

O nunca hallemos nuestro encuentro

Yo siempre te amaré

Porque gracias a ti

Sobreviví


-Sara Matos –

Sígueme en mis redes sociales @saragrafias

Hoy ha sido un día…

En que no he dejado de llorar, como que si me hubiesen sacado a alguien del pecho, como que si el peso de todo el tiempo se hubiese anudado en mis rodillas y mis ojos. He nacido bajo el sol de un lunes, no puedo dejar de preguntarme ¿Por qué mi cumpleaños está siempre marcado por tantos signos de guerra?

No es mi intención martirizarme, pero cada 3 de abril termina con una lluvia del corazón, no quiero anticiparme a los acontecimientos, pero ya preví su oscuridad. Recuerdo el momento en el que hace mucho tiempo le dije a mi amor: “yo sólo quiero no terminar llorando en mi cumpleaños”, la verdadera implicación de esa frase, contiene el anhelo eterno por sentir amor y no guerras, estruendos, flores que se marchitan mucho antes de ser primavera.

Algunos no entienden mi fervor a la fecha, es que si ni yo misma me celebro la vida, ¿Qué quedará para mis demás ganas? No me explico cada lágrima que he puesto en cada 3 de abril, tratando de recrear mis ilusiones, celebrándome la vida, cada año renovando la esperanza que el próximo sí será diferente. Siempre llueve.

Curioso cuando supe que Canserbero tenía una canción que habla de una tragedia con fecha “3 de abril”

También escuché la siguiente frase en una canción: “Luz de la locura ven y alúmbrame” y me reí de forma nerviosa, porque así estoy, lastimosamente sin ver salida a esto. El bebé ya está en fase crítica y a nadie parece importarle.


-Sara