Me equivoqué 

¿Por qué no te lo había dicho antes?

Porque soy un imbécil que no establece prioridades 

Quise protegerte de mi ira hasta el final 

De mi egoísmo, de mi maltrato 

Aún sabiendo que me hacía más daño con tratar de ocultártelo 

Recibí cada palabra, cada frase 

Disparadas en mi pecho como balas

Cuánto te amaba, misteriosa criatura 

Cuánto te quise, hechicera traiconera

Ahora puedo verte a la cara 

Reírme de lo que ayer fueron lágrimas 

Porque no hubo mayor culpa 

Que la mía al elegirte una vez más. 

-Sara Matos-

Anuncios

El Don

Ojalá mi intuición fuese fanfarronería

O se tratase de mero autoconvencimiento 

Pero hay días en los que los mensajes del universo parecen estar hechos de luces de neón 

Sin habérmelo dicho, yo sabía a qué venías 

Antes de que te dé lugar a explicarte 

Ya lo supe 

Sólo estaba dándome tiempo para burlarme de mi misma

Y fingir que eso no estaba pasando 

Se podría decir que eso sí es autoconvencimiento 

No creer en mi don 

No usarlo a mi favor  

-Sara Matos-

Duende

Estaba cansado

Mirarnos y ver el descontento en nuestras caras, me asqueaba

No pasaba una noche en la que sumáramos errores

Me daba cuenta

Mi reflejo había cambiado y mi temple ya no era el mismo

Traté de regresar al día 1 cuando nos conocimos

Estar tranquilo, dejarlo fluir

Pero estaba cansado

Yo sólo quería ser egoísta y crear un recuerdo para mí

Aquella noche en que me convencí que podía elegir

Me iba a ir lejos, era nuestro fin

Por todo el respeto que tenía hacia mi mismo, no quería fallar a mis principios

Quise hacer de nuestros últimos días, recuerdos felices

A pesar del residuo de mi alma

Quise darte paz

Quise encontrar la mía

Tu sólo lo entendiste tarde

Y te llevaste la culpa por eso

Siempre entiendes tarde

Pretendiendo que todo ocurra a tus tiempos

Yo no pude hacerme más daño al estar contigo

Y tu no pudiste desperdiciar más el momento

Verás, quise caminar una última vez por aquella plaza

A pesar de mi enojo, a pesar de mi ira

A pesar de tu enojo, a pesar de tu ira

Pude echar todo a un lado para darnos una buena despedida

Sin títulos, disfrutar de tu compañía

Sentía que lo merecíamos

Pero ya no éramos más 2

Ahora sólo es un recuerdo borroso de un beso triste

Y del más miserable adiós

 

-Sara Matos-

 

 

Técnicas de modificación de conducta – Semana 2

¿Se acuerdan del autoregistro que estaba llevando?

Bien, esta es la semana 2.

     Fue una semana movida, llena de cosas por hacer, lo que supuso un reto especial para este experimento. De hecho, ahora mismo es que tengo tiempo para sentarme a redactar esto.

¿Funciona?

Sí.

    Al observar el círculo me llevaba a “pensar en mi lugar feliz” como quien dice, me puse a prueba en situaciones en las que normalmente mi respuesta hubiese sido otra. Pude relajarme y disfrutar del momento, sobretodo de las personas que más quiero y aprecio. Me siento ligera, lo que si puedo notar es que esto sólo es eficaz cuando la persona se ha identificado a sí misma,  tiene conocimiento pleno de sus fortalezas y debilidades, de lo contrario, no habrá un cambio. No lo hagan si no se conocen.

     Se tiene que aprender a identificar y llevar un registro de los momentos en los que los pensamientos automáticos llegan a ser intrusivos, éstos, generalmente son negativos, en el momento en que los descubras debes automáticamente convertir ese pensamiento en algo positivo. La creencia es que las cosas van a salir bien, porque como siempre digo todo fluye y refluye, nada permanece estático, todo vibra.

     Ya les contaré como me va en 1 semana más, hasta que compruebe su eficacia tras quitarme la mancha.

 

-Saraverdades

 

Simple reflexión

Trabajar con pacientes psiquiátricos será siempre una experiencia que llevaré enraizada en el pecho.

¿Qué piensas cuando te digo psiquiátrico?

Me dirás quizá…

¿Un lugar dónde están los “locos” que gritan?

La imagen que Hollywood ha contribuido a forjar

Y si te digo en Venezuela ¿Qué piensas?

     Esto no es poesía, pero ver a través de los ojos de los pacientes psiquiátricos lo es. En un primer momento te aterras, es una realidad, llegar a casa te produce una sensación de extrañeza. Los olores del psiquiátrico por las condiciones precarias es algo perturbador, podrían estar en una mejor situación y me apena, me entristece, me llena de rabia en el fondo. Al final te acostumbras, y das lo mejor de ti, para que la estancia en el recinto sea amena.

¿Para qué a un Psicólogo lo mandan a ir a un Psiquiátrico? 

¡Cuidado con esa gente! 

     Y pare usted de contar enunciados que me he cansado de escuchar. Son personas, que en algún momento estuvieron como nosotros, como tu que me lees, y que lamentablemente la inestabilidad los consumió. La gente pierde su humanidad, yo soy muy sensible ante la crueldad del mundo, sé que muchos no coinciden conmigo ya que es algo que cuesta entender. Es importante pasar por esta etapa, más si te decantas por el área clínica, es importante conocer, reconocer, observar todos los estados que puede alcanzar la “mente” humana, y es algo que no te lo enseñan los libros.

    La práctica me ha mostrado lo frágiles que somos, o que podemos llegar a ser, no puedo empatizar más con esas personas, cuando escucho sus historias, cuando escucho sus porqué, cuando en más de una ocasión me he topado con ojos que ocultan el más profundo dolor. Dolor causado por seres tan miserables que no encuentran más placer que hacer daño, y ahí están, sueltos,  porque la justicia no existe, y en este país mucho menos.

     Cuánta falta hace que nos eduquen emocionalmente

Desde pequeños, debe ser prioritario en las escuelas

Ese es el secreto de una sociedad inteligente emocionalmente

Somos todos analfabetas emocionales

Cuánto daño nos hacemos

Y sólo de adultos comprendemos el concepto de amor propio

 

-Saraverdades

Perturbadores sueños 

Respiro, despierto 

Otra vez soy víctima de un sueño 

A lo lejos te encuentras 

Comprensión inexistente 

Ojos cerrados, piel pálida 

No consigo la respuesta correcta 

No recreo el momento 

Me siento frustrado 

¿Qué hago? 

¿Dónde estás? 

¿Dónde puedo hallarte? 

Te pierdo en cada instante 

Desesperado sigo luchando 

No puedo 

Me canso 

Sé que estás allá afuera 

Abrázame 

Salgamos de esta pesadilla 

Dejemos atrás los males que nos aquejan 

Dejemos atrás nuestro ego 

¿Me acompañarás? 

Quédate a mi lado. 

-Sara Matos-